La iglesia La Salle: Bóveda geodésica

“LA TIERRA ES UNA NAVE ESPACIAL QUE SE NOS ENTREGÓ SIN MANUAL DE INSTRUCCIONES.”

 —RICHARD BUCKMINSTER FULLER

Por Óscar Estrada

 


Si “el sueño de la razón produce monstruos”, el sueño de la modernidad produjo piezas arquitectónicas de una gran belleza. La parroquia de San Juan Bautista de la Salle diseñada por el ingeniero Gustavo Coindreau Barri es un excelente ejemplo de los ideales proclamados por los visionarios del modernismo.

 

La construcción del templo comenzó en 1951 (según la revista Arquitectura México #60, diciembre de 1957)  y finalizó en 1956. Quizá nunca hubo más utopías en el mundo que en esta época: la felicidad como ilusión, la prosperidad como meta. 

 

Los años 50 también fueron una década de transformaciones y momento cúspide para la arquitectura mexicana; el Aeropuerto de Acapulco de Mario Pani y Enrique del Moral (1951), el Museo Experimental El Eco de Mathias Goeritz (1953), la Torre Latinoamericana de Augusto H. Álvarez y Leonardo Zeevaert (1956), las Torres de Satélite de Luis Barragán y Mathias Goeritz (1957), la iglesia de la Medalla Milagrosa de Félix Candela (1953) y el Mercado de la Merced de Enrique del Moral (1957) son algunas de las obras que representan y ejemplifican el tiempo y contexto en que se construyó la iglesia La Salle.

 

Así, la efervescencia tecnológica, la eficiencia energética y la imaginación de un futuro acequible —casi nostálgico, casi profético, trataban de construir la visión de un mundo anhelado.

 

Quizá la referencia seminal del ingeniero Coindreau pudo haber sido el planetario Zeiss I diseñado en 1923 por Walther Bauersfeld en la ciudad de Jena, Alemania, 26 años antes que Richard Buckminster Fuller patentara y popularizara su sistema geodésico (1949). Buckminster Fuller desarrolló muchas cúpulas geodésicas pero su obra insignia sería el pabellón americano de la Expo ’67 realizada en Montreal (ahora llamada Biosphère).

↑ (06)

↑ (03, 04) Planetarium Zeiss I, 1923 por Walther Bauersfeld

↑ (07)

↑ (08)

La forma medio ovoide del templo tiene una estructura metálica extraordinariamente ligera. Su perfecta cúpula geodésica se distingue por estar formada por grandes y hermosos triedros de plástico incombustible color blanco. Probablemente sea una de las primeras obras en las que el plástico se usa como material constructivo.

 

Dos capillas de planta circular de 10.50 mts. de diámetro se desprenden de la bóveda principal, asemejando dos ojos. Si observamos la planta arqutectónica encontraremos cierto parecido con las ídolos antiguos encontrados en el Templo del Ojo de Tell Brak, Siria.

↑ (09)

↑ (10)

Mención aparte merece el tragaluz superior que evoca los rosetones góticos por donde traspasan los rayos solares simbolizando a Cristo. De esta manera la luz es concebida como recurso arquitectónico y actúa como iluminación espiritual.

 

Gustavo Coindreau nos legó una obra donde la geometría sagrada, la perfección humana y la gracia divina van íntimamente entrelazadas. También, la parroquia La Salle, junto con otras obras, nos ayuda a crear una conciencia artística en un momento nuevo en nuestra ciudad, dónde estaríamos en la posibilidad de definir y reescribir la memoria futura de nuestro Patrimonio Moderno.

↑ (11)

↑ (12)

(01, 04, 05Fotografías aéreas por © The Raws.
(02) Perspectiva arquitectónica, © Revista Arquitectura México #60, diciembre de 1957.
(03) Video La Salle por David Quiroga y Francisco Álvarez © The Raws.
(06, 07) Planetarium Zeiss I, 1923 por Walther Bauersfeld.
(08Pabellón americano Expo ’67 por Richard Buckminster Fuller ahora la Biosphère, en la Île Sainte-Hélène, Montreal. © Buckminster Fuller Institute.
(09) Tragaluz superior del templo La Salle. Fotografía: © Guillermo Leal.
(10) Estructura del templo La Salle en construcción, © Revista Arquitectura México #60, diciembre de 1957.
(11,12) Planta y perspectiva arquitectónica: © Revista Arquitectura México #60, diciembre de 1957.

PERSONAJES INVOLUCRADOS:

Ingeniero

Gustavo M. Coindreau Barri

HITOS EN ESTA HISTORIA:

HISTORIAS RECIENTES